Amaya Y, 3 años

Fotografía de Janice Sanford (2022)

Amaya puede ayudar a cualquier persona que tenga un día difícil a darle la vuelta. Es uno de sus regalos. Aunque no se sienta bien, intenta hacer felices a todos y les dice que sean fuertes. Le gusta atender a su familia de pies a cabeza.

El espíritu de lucha formó parte de la personalidad de Amaya desde el principio. Caminaba muy pronto, a los seis meses. Ya hablaba con claridad a la edad de un año. Más tarde, tras una batalla contra la meningitis, Amaya tuvo que aprender a caminar de nuevo. Le dijo a su madre: “Puedo hacerlo. No necesito ayuda”. Ese espíritu fuerte también está presente cuando lucha contra el dolor de las células falciformes.
Su madre, Ashley, dice que Amaya la asombra con los conocimientos que tiene a tan temprana edad. “Hay días en que me dice cosas y me pregunto cómo diablos puede saber eso”.

La personalidad extrovertida de Amaya sale a relucir cuando juega a ser maestra en la guardería, y cuando toma los pedidos de desayuno de su familia en casa -y ayuda a preparar las recetas- ¡su especialidad es un Número 5!

Family Connection of South Carolina ofrece servicios y recursos a las familias que tienen un niño con una discapacidad o una necesidad de atención sanitaria especializada. Desde 1990 hemos atendido a más de 100.000 familias y hoy nuestros servicios son más necesarios que nunca. Nos centramos en el apoyo de padres a padres, la orientación para navegar por el complejo sistema sanitario y la asistencia en las reuniones escolares y los planes de educación especial.